Treinta y ocho.

Y llegó el fatídico día. Cumplí los 38.
Y al final, terminó siendo como un día más, no hubo celebración, menos torta …  y ya estoy acostumbrado a esto.
Pero a pesar de transcurrir como un día normal, siempre hay detalles que lo hacen excepcional. Una amiga al otro lado del continente llamó para desearme un felíz día, esperó en línea hasta la medianoche para ser la primera en saludar. Ratón me regaló una foto suya, y una tarde muy entretenida. Amigos y conocidos que se acordaron de dejar un saludo, y así también amigos que ni siquiera se acordaron.

38

Banda Sonora :: Jazzanova : Let your heart be free.

Continuar leyendo “Treinta y ocho.”