Hamas-Israel for dummies.

Como en toda guerra existen 4 bandos. Uno que defiende al invasor, otro que defiende al oprimido, otro que clama por la paz mundial subiendo una foto a Facebook y otro que le es indiferente que se maten, es más importante el campeonato de apertura del Fútbol.
Pero existe un grupo que se pregunta : Porqué comenzó esta guerra?. Yo soy de ellos, y aquí explicaré de un modo simple el origen la guerra entre Israel y Hamas.

 

Cierre los ojos por un rato e imagine:
Vive en un barrio medianamente tranquilo. Tiene un negocio de barrio, una plaza de juegos, la típica vecina copuchenta, los niños que juegan al rin rin raja y el perro callejero que todos adoptaron.

De un día para otro llega un vecino a la casa del lado. Ese pobre vecino fue víctima de la dictadura. Lo torturaron, las pasó realmente mal. Gracias a un decreto de ley el estado le dio una casa: Justo la casa que está al lado de la suya.
Al par de años, cuando ese vecino que llegó flaco está más gordito, se compró auto y renovó todo en su casa, un día ese vecino echó parte de la reja abajo e instaló su auto ahí. Usted fue y le reclamó. El vecino luego de la espantá y el clásico “y ke te pa shushetumare?” deja su auto ahí. Usted como buen vecino intenta dialogar sin éxito hasta que se acostumbra.

Al par de años el vecino se compró otro auto más. E hizo la misma, volvió a invadir su patio y aparte de echar la terraza abajo instaló su segundo auto.
A los diez años su hija bien bellaka se casa con un flaite de su estirpe, como no tienen donde vivir su buen vecino va y ataca su casa de nuevo, esta vez quiere su segundo piso. Usted ya cabreado se defiende y ahí empezó la guerra.

Muchos años después la guerra sigue. Usted a estas alturas ya está viviendo en el baño de la casa. No tiene como salir ni siquiera a comprar pan y depende de la ayuda de la vecina del frente que le compre las cosas, no puede ir a trabajar asi que vive en la miseria.

Hasta que un día su hijo menor decide poner cartas en el asunto y de repenta va y pum! le pega su bombazo a lo Pitronello a la casa del vecino. El vecino saca su mejor cara de víctima (con la misma que pidió que le dieran una casa) y dice que su hijo es terrorista, que lo ataca sin motivos.

Su hijo se llama Hamas y usted se llama Palestina.
La vecina que le lleva el pan junto al vecino que le convida agua se llaman OLP (Organización para la Liberación de Palestina). Ellos esperan algún día volver a la paz que tenían hasta 1947. Además de agua, pan, copuchas sus amigos vecinos también se ponen con armas y bombas para defenderse de su vecino Israel (no confunda con Azrael. Ese es otro pitiao que jura ver Pitufos).

La paz que tenía es cosa del pasado. No volverá. Su vecino está empecinado en adueñarse de toda su casa además del patio y terraza que ya reclama como suyos. Usted sigue peleando para que no le quiten la poca dignidad y tierra que tiene. A veces piensa en aniquilar a su vecino pero no tiene las mismas lucas que Israel para comprar armas. Además de que a su vecino le faltan palos pal puente y dice que su dios le encomendó tener otra casa más.

… En lo personal creo que el tío Adolfo no hizo bien su pega. Pero es una opinión personal. Solo sé que pasarán cien años antes de que algún día logren la paz. Al menos soñar no cuesta nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *