My precious thing

Si hay algo que he aprendido, más por viejo que por diablo, es que en la vida nunca está de más el amor ni el house. Podría agregar otras condiciones que saborizan nuestros días, como por ejemplo el amor de mi ratón, la cocina y la vainilla.
Y ahora tengo mi cosa preciada (si, en español suena mal). Que más puedo pedir?.

precious

Banda Sonora :: Llorca feat. Lady Bird : My precious thing.

Me enamoré de mi ex cuñada. Asi, tal cual.

Sé que suena tan sórdido como las historias de la Doctora Polo, que una confesión de secreto en el anonimato de la web, un grafitti rayado con la complicidad de la noche y un poste apagado. Pero nada pudimos hacer, solo dejar de lado lo que dicen las familias, amigos, sociedad y entregarse no más al amor … que a veces está a la vuelta de la esquina o a veces se esconde en una ex cuñada.
De nada sirvió el haberme concientizado con eso de que las exs cuñadas y las exs de los amigos son prohibidas.
Pero como iba a tener la coraza ante ella si era mi ex cuñada?, y asi como entre helados y conversaciones cai.
Sin coraza, sin tiempo a reaccionar ni menos conciencia.
Y como me iba a poner la coraza oxidada y llena de parches que guardaba detrás de la puerta del baño si ella es mi ex cuñada?, la misma que antes me caia tan mal, la misma con la que nos ignorábamos mutuamente, la que reemplazó mi miedo al cuco por miedo a ella 🙂
A mi favor solo puedo decir que esta vez Cupido me las hizo pagar, la hizo del one … y  como fue un sábado cálido, excusarme en que quizás la noche anterior Cupido se fue de carrete, tomó demasiado, por eso a la mañana siguiente aún con el hachazo y dolor de cabeza, no le achuntó bien … pero vaya que me ha hecho feliz ese detalle.

Somos tan distintos y al mismo tiempo tan parecidos, se ha ganado el corazón de mi ratón con sus juegos y cuidados, llegó en ese momento de la vida en que se está plenamente realizado, en que no se busca el amor ajeno sino se da el propio. Es como colocar el manjar a un panqueque recién preparado … es el momento EXACTO en que debíamos conocernos. Re-conocernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *