Y sigo sin entender …

Nuestra idiosincracia.
En su perdilacuentaésimo intento de “modernizar” a Metro de Santiago se les ocurrió la idea digna del Nobel de la Taradez de enchular los clásicos trenes NS 74.
Primero fue el desmosaicar (si desplumar es sacar las plumas, desmosaicar es sacar los mosaicos?) toda la línea 1. Dijeron que era para dar una imagen moderna al sistema de transportes.
Y ante estos hechos la pregunta obvia es con un cambio estético se mejora el servicio?
La respuesta está a un click…

desmosaicar

No.
Aún existen frescos en el metro de Moscú que datan de principios del siglo XX. El metro parisino mantiene sus estaciones con ese mismo aire nostálgico y hipster que muestran en “Amelié”. El metro neoyorquino usa los mismos trenes que se hicieron famosos en películas de  blaxploitation, rayados con graffitis y ruidosos.

La culpa la tiene el mosaico.
El quitar el recubrimiento ornamental de las estaciones fue un golpe bajo a la historia nacional. Los Chilenos tenemos ese mal de la poca memoria, de querer estar siempre a la vanguardia en modernidad sin pensar que para tener futuro necesitamos del pasado.
Y el pasado estaba presente en los mosaicos. Las estaciones de la línea 1 fueron diseñadas en 1968 y construidas entre 1973 y 1980. De un diseño industrial impecable (sino piense lo fácil que es combinar con la línea 1 en Los Héroes y lo fastidioso que es hacer lo mismo en Baquedano para la línea 5), todas las estaciones se identificaron primero con un isotipo, un dibujo que las hizo ser reconocidas en la incipiente red del metro. La idea de esto era una ayuda mnemotécnica: ayudar a los analfabetos a reconocer las estaciones. Además cada una fue identificada con un color, con un patrón de diseño hecho con mosaicos y que reflejaban las tendencias de diseño en los años 70”s. Con sus carteles luminosos para indicar la salida, cambio de andén y módulo de emergencia nos daba una imagen de modernidad, de pulcritud que los chilenos hicimos nuestra … podíamos botar el palito de helado en la calle, en la micro pero jamás en el metro.

En un año más comenzará un plan del Metro para “modernizar” los trenes antiguos por dentro. En una especie de enchulamiento subterráneo reharán el interior para asemejar el diseño de los coches nuevos. Diremos adiós a los asientos beige/naranjo, al plástico que simula cuero y sus aditamientos cromados que hemos visto en 40 años, para dar paso a un interior blanco, con asientos laterales en color rojo.

Prefiero pensar que estos cambios son parte de la conspiración de los desilluminatis que pretenden imponer su doctrina anti memoria … y no en un afán irracional de pretender querer modernizar a costa de historia.

Excerpt : Y si con los 13mil millones que gastarán no se les pone aire acondicionado?, se reconfiguran los Ns93 como Metéor, o simplemente los ocupan en mejorar la limpieza – eso que se perdió con el Transantiago – y volvemos a un metro que reencanta a los usuarios?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *