Antiqua.

Corría el año 1989 y de la nada y sin quererlo la conocí a Ella. Ella es 6 años mayor. De un bello cabello rubio, ojos café, una sonrisa bellísima y su aroma a Ispahán (que aún lo tengo de rehén en mi memoria) me mostró por primera vez la cerámica Antiqua.

antiqua

 Sin saberlo y entre escapadas a tomar café cortado entre clases y besos me contó la historia de su familia y el origen de la cerámicas.
Llegó el fin del año académico y nos despedimos. Quedaron buenos recuerdos  y un salsero como regalo de cumpleaños.
Pasaron al menos 12 años y ese salsero se perdió.

La edad.
Con los años fui eligiendo con más cuidado todo lo que decoraba mi casa, eso me llevó a buscar un florero Antiqua en Santiago – recorrí desde anticuarios hasta ferias de cachureos y nada. Hasta pensé en que ya no quedaba nada de todo lo que Naya había creado.

El plan ferpecto.
Este verano les dí una sorpresa a Marcela y Felipe: Hacer un stop-over en Concepción antes de seguir a Villarrica. Fueron 3 días de volver a recorrer mi ciudad, de ver amigos … y de pasar a Arauco.
La premisa de este verano fue fuera lo común. Asi que opté por la ruta G-160 (Los Conquistadores) para ir desde Concepción hasta Traiguén y de ahí tomar la 5 Sur. Ese plan me daba el motivo perfecto como para pasar a la fábrica – o averiguar si aún existía Antiqua.

El reencuentro.
26 años pasan la cuenta. No recordaba que tan lejos del cruce estaba la fábrica. Me pasé de largo y al segundo intento dí con el cartel de madera.
Nos recibió Naya con la misma sonrisa y calidez de cuando la conocí un frio sábado de mayo de 1989. Verla, abrazarla mientras sentía esa cálida sensación de volver a ver alguien conocido.

naya
Marce le preguntó por el proceso de fabricación y Naya, con su infinita amabilidad y cariño le mostró la fábrica, los moldes y su rincón donde pinta cada pieza a mano. Felipe no le quitaba los ojos a la mermelada de ciruelas. Me pidió un frasco y amó la mermelada que prepara Licha. (nota mental: en invierno debemos pasar por más mermelada).

Los años pasan.
Naya Mordwinkin nos comentó que las ventas han decaído. Como si las cerámicas Antiqua hubieran caído en el olvido. Un post en Facebook demostró lo contrario: varias ex compañeras de colegio preguntaron como llegar a la fábrica porque también llevaban años buscando fruteros, salseros, floreros y jardineras Antiqua.

La despedida.
Una hora después y queriéndome llevar todo la producción que tenía disponible llegó el momento de despedirnos, no sin antes comprometerme a volver en Julio. Le pregunté por Carola. Me alegró saber que está bien.

Y como no, recordé Silhouette de Kenny G y el arroz con carne que ella preparaba de almuerzo (y que nunca supo que no me gustaba el arroz)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *