Game Over, Gioco.

El viernes pasado me desayuné la noticia penquista, de que después de más de 30 años los juegos Gioco cerrarán sus puertas. Estuve todo el fin de semana pensando en este artículo y buscando los motivos.

gioco

… Y todos somos culpables.

Cuantas historias podrían contar las cortinas rojas y decorado ochentero que identificaba al local? Quizás tantas como para escribir un libro de cuentos cortos.
Y en honor a esas historias, a todas las generaciones que entraron por ese arco blanco, a la historia de Concepción como tal es que es hora de buscar los motivos.

Quizás como penquista que eligió cambiar la lluvia por el smog, las castañas humeantes por maní confitado, los picarones por sopaipillas de carrito soy el menos indicado para esta historia. Pero creo que al mismo tiempo tengo más derecho que ninguno de ustedes a reclamar por lo que no supieron cuidar.

Primero, los dueños.
Es fácil explotar un modelo hasta que muere para luego quejarse de las malas ventas. Lo siento mucho pero no se supieron adecuar a los nuevos tiempos. No supieron competir con la Malldición de los Happyland. La cadena  ofrece un sinfin de juegos para niñitos … y Gioco? Solo el cohete, helicóptero y locomotora.
Los videojuegos y flippers evolucionaron, cada año lanzaban al menos una nueva mesa o video. Gioco hasta Febrero de este año aún tenía flippers de 1992!  (y patudamente cobraban $300 por 3 bolas. Sabían que en los Diana pago $250 por 5 bolas?) y más encima malos!. Ni hablar de los videojuegos. Algunos databan aún de 1986 con nula mantención y los que quedaban no podían competir contra consolas hogareñas.
No supieron segmentar el público joven de los que llebavan años visitándolos ni generar una identidad con la marca. No se les ocurrió lanzar poleras con la marca, o con los juegos emblemáticos del local.

Segundo, los usuarios.
El Gran Concepción concentra al menos la quinta parte de la población de Santiago, la distancia La Florida – Centro es la misma de Talcahuano a Concepción. Estos datos me permiten redimensionar el mercado de mi Concepción contra lo que veo acá. Si las distancias son las mismas, porque entonces dejaron de ir a los Gioco? La respuestas pueden ser:
– Videos antiguos.
– Flippers caros.
– No se generó identidad local.
– Cobrar como si fueran estrenos.

Razones son muchas, pero ustedes como usuarios no se quejaron. Aceptaron de mala gana que les impusieran la falta de visión y creatividad y no habiendo otro local de videojuegos, aceptaron mansamente.

Desde que vivo en Santiago voy a los juegos Diana del centro. Si bien no se crean amistades como en los Gioco, al menos es un local luminoso, limpio, seguro (este verano vi que habían cerámicas trizadas en el suelo de los Gioco), con una respetable cantidad y variedad de videojuegos. Y segmentados.
Los flippers (pinballs) ubicados en un lugar específico del local, los de baile en otro, acción y paliza en otro, conducción al lado de la caja y asi.
Porque entonces Gioco no mantuvo su estructura inicial? Pinballs mecánicos al fondo de la sala principal. Conducción al centro y en los costados los arcade, lucha y al final dos máquinas de baile. En la sala contigua los pinballs nuevos y clásicos. Tenían la receta para seguir eternamente. Me imaginaba volver a los 70 años con mi nieto (porque mi Feli desde que pasamos por Concepción en las vacaciones me pide ir).

Dicen que abrirán un café temático. Quizás como el pub Game Over de Ñuñoa. O quizás un engendro en donde pretendan seguir esquilmando las billeteras penquistas usando el nombre y la magia vintage.

Como sea, deberían aprender de otras cadenas de entretención y reinventarse. Mi hijo se los agradecerá.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *