Postre brujo.

10 años atrás tenia la costumbre de publicar recetas. Algunas que aprendí en estos 45 años y otras que inventé. De las últimas fue el helado sobre cama de berries.
Llevaba como un mes imaginando que hacer con unas moras. Hasta que un día decidí unirlas con vino tinto, azúcar, pimienta y helado. Publiqué la receta y sin saberlo al año siguiente ya medio Chile la conocía gracias al plagio de revista Paula (que ni siquiera tuvo la decencia de citar el autor … aunque ni quería hacerme famoso como chef jajaja).
Aún así siguió siendo el postre de cada navidad … hasta este año – que ha sido un año de cambios – y elegí el Postre brujo sureño para terminar la cena de navidad.

De la receta para el amor (como publiqué esa vez) aprendí la lección: No publicar las recetas.
Asi que si quería aprender a hacer este postre lo siento mucho.

Sé que suena terriblemente egoista, pero también quiero guardar algo de mi vida como privada. Quiero que Felipe la aprenda a hacer para cuando él quiera conquistar a la niña que le robe el corazón con un postre dulce, con sabor y calor sureño, ese mismo sur que él tanto ama y le pude transmitir la calidez que hay más allá de Chillán.

… Después de todo, siempre dicen que a las mujeres se les conquista con el postre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *