El origen.

En Abril del 2004 se me diagnosticó una depresión – en verdad nada del otro mundo en estos tiempos – los motivos fueron la suma de varios eventos que no quiero hacer público, sí lo saben quienes amo pero no me interesa ventilar cual farándula con los desconocidos.

Como una forma de ir registrando mis avances nació este weblog … que extraña palabra en estos tiempos!, casi tan fuera de lugar como llamar Macintosh a los Mac …

A los 6 meses ya era el mismo y mejor que antes, un Francisco distinto con ganas de disfrutar de cada día como si fuese el último, y ahí siguió este blog, que ha terminado siendo una especie de diario de vida (no, nunca pondré “Querido Blog …”).

Al principio elegí LifeType como plataforma de publicación. Es una aplicación chora y entrete que usa Smarty para la capa de aplicación superior, interesante a la hora de meterle mano … pero que en el año 2009 empezó a dar problemas con el spam y comentarios … y cai en cuenta que ya no tenia nuevas versiones ni parches. Eso conllevó a que migrase a WordPress. Lamento haber perdido los cientos de comentarios que tenia antes y que no pudieron ser integrados en WP. Los artículos los pasé usando Raven, un programa para PC que permite conectar la base A, editar y publicar en una base B.

El hosting fue hasta Mayo 2013 Puntohost. Si bien hasta fines del 2005 fue mi empresa que luego pasó a las manos siniestras de Chile.com desde el 2006 empecé pagando un plan de hosting, el servicio fue realmente deplorable y gracias a los perdilacuentésimos hackeos, defacement, mysql inyection que sufrí llegó un día en que dí el paso de registrar el hernández.cl y empezar con Benzahosting.

Y aquí estoy, recomenzando de nuevo con el blog. Publicando de nuevo las entradas antiguas y que no puedo importar a la nueva base de datos gracias al mal servicio de Puntoweb, pero volver a escribirlas es volver atrás, es volver a reir, soñar o emocionarme … es saber por ejemplo que en Junio del 2004 hubo un feriado largo, o que la vida escrita es imposible borrar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *