Siento un …

Por Twitter.
No hay caso, he intentado encontrarle la gracia pero cada vez es peor. No entiendo como pueden preferir decir algo en miserables 140 caracteres  y no aprovechar la riqueza que tiene nuestra lengua y explayarse en esta arcaica plataforma de blogs.
Digo arcaica, porque en estos tiempos ya pasaron de moda, o mejor dicho, tienen un nicho específico. Aqui no cabe Twitter, ni sus tuiteos, ni el montón de tarados egocéntricos que se escudan detrás de un @nombre.

infinitodesprecio

Yo tengo un perfil desde el 2006, cuando aún era una timida plataforma que prometía comunicación instantánea. Casi la totalidad de los que en esos tiempos usábamos un blog se fueron cual estampida detrás de twitter y siguieron opinando maravillados de los retweets,replys y trending topics. Pero como toda tecnología web nueva, no faltó el momento en que se masificó y asi hasta doña Treme tenia su tuiter. No es que esté a favor de la discriminación pero vamos! hay clases y clases … y en Twitter se perdió toda clase y educación.

Siempre las encuestas lo tratan como el Rey Supremo de las plataformas en el rango treintón ABC1, sin embargo a quien cresta le importa lo que un descerebrado piense? (sino basta en pensar como dilapidaron con sus tweets a la Inez Perez Concha). Twitter enciende el ego y las pasiones más miserables de los internautas. Y ellos – tan despreciables para mi como los fanboys de Apple – se creen el cuento de tener opinión y seguir a una infima masa de pensantes … Algo me hace recordar a los lemmings y mientras lo pienso no puedo evitar una sonrisa macabra al imaginar a la masa tuitera corriendo precipicio abajo hacia el mar 🙂

Reconozco haber intentado todo para poder entenderlo. Desde mamarme mamotretos pedifisticos (no podría definir bíblico a algo que está en pdf, o si?) hasta hacer la estupidez de preguntarle a mi ex – usuaria de esa red – «Gaby, porque usas twitter?». Su respuesta fue «para mantenerme informada» … WTF! …  para eso prefiero intoxicarme con LUN u otro pasquin popular pero no creerle a @juanitoperez ni a @onemi de lo que dicen, después de todo es una fuente tan fiable como lo es un rumor o la querida copucha.

Lo otro que odio de Twitter es la incapacidad adquirida de sus usuarios de tener una opinión propia. Aún recuerdo el caso de @isabelllanten despotricando contra #labbestia, lo que consideré una falta de respeto enorme en contra de C. Labbé … bueno, si el veterano se las trae y hace lo que ningún otro alcalde en su sano juicio hace … pero quienes somos para tratarlo al mismo nivel que un asno, un ocelote o un pasivo león?. Ni siquiera vivimos en su comuna pero con twitter nos sentimos con el derecho natural, ciudadano y hasta legítimo de tratarlo como las reverendas huevas  y no señores … no lo tenemos ni siquiera por el simple hecho de ser tuiteros.

Resumiendo, mi odio por twitter no va por el lado de tener un pájaro de logotipo, ni la ballena cuando el sitio se cae. Va por los zombies y engendros varios que han ido poblando esa red. Seres egocéntricos que se creen top por el solo hecho de vomitar en 140 caracteres lo que piensan … y lo unico que me queda como aliciente es todos los días mientras voy en el metro es imaginarme que se convierten en lemmings y corren al primer precipicio que encuentren 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *